domingo, 5 de marzo de 2017

Estudios del Hubble del fondo cósmico de microondas

Los acontecimientos que rodean el Big Bang fueron tan catastróficos que dejaron una huella indeleble en el tejido del cosmos.
Podemos detectar estas cicatrices hoy mediante la observación de la luz más antigua del universo. Ya que fue creado hace casi 14 millones de años, esta luz - que existe ahora como débil radiación de microondas y se llama así el fondo cósmico de microondas (CMB) - impregna todo el cosmos, llenándolo de fotones detectables.


El CMB se puede utilizar para sondear el cosmos a través de algo que se conoce como el efecto Sunyaev- Zel'dovich (SZ), que se observó por primera vez hace más de 30 años. Detectamos el CMB aquí en la Tierra cuando sus constituyentes fotones de microondas viajan a nosotros a través del espacio. En su viaje hacia nosotros,  pueden pasar a través de los cúmulos de galaxias que contienen electrones de alta energía. Estos electrones dan los fotones un pequeño impulso de energía. La detección de estos fotones impulsado a través de nuestros telescopios es difícil pero importante - porque pueden ayudar a los astrónomos a comprender algunas de las propiedades fundamentales del universo, tales como la ubicación y distribución de los cúmulos de galaxias densas.

La NASA / ESA (Agencia Espacial Europea) con el telescopio espacial Hubble observó uno de los cúmulos masivos de galaxias conocidas, RX J1347.5-1145, se ve en esta imagen de la semana, como parte de la encuesta, Lensing Y Supernova Cluster con el Hubble (CLASH) . Esta observación de la agrupación a 5 mil millones de años luz de la Tierra, ayudó a la Gran / matriz de Atacama Millimeter submilimétricas (ALMA) en Chile para estudiar la radiación cósmica de fondo usando el efecto Sunyaev- Zel'dovich térmico. Las observaciones realizadas con ALMA son visibles como las tonalidades azul-púrpura.http://spaceref.com/astronomy/hubble-studies-the-cosmic-microwave-background.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada